Productos para el pelo: qué usar y qué no

Productos para el pelo: qué usar y qué no

Si ya existen ingredientes naturales que ejercen la misma función, ¿por qué usar ingredientes químicos que pueden perjudicar, no solo a tu pelo, también a tu organismo? Muchos champús y productos capilares aseguran poder devolver el brillo, la fuerza y la salud a tu cabello, pero en realidad contienen una serie de componentes que lo perjudican.

Otros incluyen algún ingrediente natural de calidad, pero ¿y el resto?

Que un producto contenga un ingrediente ecológico «estupendísimo» no implica que el cien por cien de su composición sea natural o ecológica. A continuación recopilamos las sustancias que deberías y que no deberías usar en tu pelo.

«No me dura nada el pelo limpio»

¿Te suena?

Los ingredientes químicos o petroquímicos (derivados del petróleo) de los champús comerciales eliminan la grasa o aceite natural del cabello. Esto provoca que las glándulas sebáceas, para compensar y tratar así de «solucionar el problema», aumenten su producción.

Ver también: Cosmética natural frente a cosmética química

Al cabo de un par de días —puede que incluso un día—, pelo aceitoso, aplastado y en apariencia sucio.

Dado que tiene mal aspecto, está encrespado y apagado, recurrimos a productos extra también con ingredientes agresivos, como acondicionadores, suavizantes, mascarillas… Y la situación se agrava.

Pero no solo destruyen la capa lipídica del cabello, también provocan una serie de problemas a corto o largo plazo: irritación e inflamación del cuero cabelludo, alergias, descamación, caspa…

Para acabar de una vez por todas con esta dinámica, te contamos qué deberías usar y qué no en tu champú habitual y tus otros productos capilares.

Qué NO usar

En primer lugar, rehúye de los siguientes compuestos. Estos son cuatro ingredientes a evitar en tus productos para el pelo:

  • Parabenos (etilparabeno, ethylbaraben; butilparabeno, butylparaben; metilparabeno, methylparaben; propilparabeno, propylparaben). Los parabenos y sus sales se emplean como conservantes para evitar el deterioro y prolongar la vida últil o comercial del producto, inhibiendo la contaminación por bacterias o mohos. Sus contraindicaciones están relacionadas con su toxicidad por acumulación; te contamos más sobre el champú sin parabenos aquí.
  • Sulfatos, sales del ácido sulfúrico (laurilsulfato sódico, sodium lauryl sulfate o SLS; lauril éter sulfato de sodio, sodium lauryl ether sulfate, sodium laureth sulfate o SLES). Los sulfatos se emplean como limpiadores, desinfectantes, emulsionantes y astringentes. Entre sus efectos perjudiciales, causan irritación e inflamación en la piel y el cuero cabelludo; te contamos más sobre el champú sin sulfatos en este otro artículo.
  • Siliconas,polímeros que aportan emoliencia y «lubrican» el cabello. Las siliconas son esos ingredientes de los champús convencionales que hacen que sintamos el pelo suave al tacto, hidratado, aunque en realidad es una falsa sensación que dura hasta que se caen. Aquí incluimos también el polietilenglicol (PEG), silicona hidrosoluble derivada del petróleo, concretamente del etileno.
  • Fragancias y perfumes sintéticos, muchos de ellos elaborados con componentes obtenidos de aceites esenciales que solo sirven para perfumar y que han perdido sus propiedades esenciales. En este grupo están los ftalatos (ftalato de dietilo, DEP; ftalato de dibutilo, DBP; ftalato de dietilhexilo, DEHP), usados para fijar los olores —ese olor artificial a limpio o floral— pero que pueden ser tóxicos para la reproducción (son disruptores endocrinos).

Si son tan perjudiciales, ¿por qué se emplean?

Porque son fáciles de obtener, pueden mezclarse sin problema con otros aditivos y sustancias detergentes y, sobre todo, porque son materias primas baratas. El sulfato de sodio y el PEG en champús tienen una ventaja añadida: son agentes espumantes, es decir, en contacto con el agua producen espuma. Y cuanta más espuma, mayor es la —también aquí falsa— sensación de limpieza.

NOTA: si sufres de alergia, eccemas o dermatitis atópica, es más aconsejable aún si cabe que utilices un champú y productos para el pelo sin parabenos, sulfatos u otros ingredientes potencialmente alergénicos.

Qué SÍ usar

Existenalternativas no tóxicas, ingredientes naturales que ejercen la misma función y promueven los mismos resultados que los anteriores pero sin los efectos indeseados.

Aquí tienes algunos ejemplos:

champú natural de própolis
  • Detergentes y suavizantes naturales,como el decil glucósido (decyl glucoside), un limpiador o detergente tensoactivo suave de origen vegetal —procedente del maíz— y biodegradable empleado en champús para bebés o productos para pieles sensibles, y la inula crithmoides (o Limbarda crithmoides), una planta suavizante además de protectora del color y filtro solar natural.
  • Aceites vegetales. El de jojoba es especialmente interesante para el cabello y cuero cabelludo porque sus ceramidas (lípidos) se asemejan mucho a las de nuestras membranas celulares; es «Un aceite… especial». En el pelo graso, regula el sebo, evitando que las glándulas sebáceas generen grasa en exceso, y en el normal o seco actúa como un tónico y acondicionador natural que hidrata y nutre, aportándole suavidad y brillo.
  • Aceites esenciales. Aceites esenciales puros como el de lavanda tienen propiedades anímicas específicas. Además de servir para perfumar —la lavanda tiene un característico y agradable aroma floral—, conservan todas sus propiedades terapéuticas; en el caso del aceite esencial de lavanda, propiedades emocionales, analgésicas, antiinflamatorias, desinfectantes, antisépticas, cicatrizantes, anticaspaaquí te numeramos todas.  

El Champú natural Propol-mel regenera, hidrata, aporta brillo y volumen a tu cabello, y logra todo ello sin dañar un solo pelo.

Está elaborado con ingredientes 100 % naturales: decyl glucoside, aceite esencial de lavanda, goma xantana (espesante), tintura de própolis Propol-mel, aceites de jojoba, almendras y oliva arbequina, inula crithmoides, ácido cítrico (regulador del pH) y sorbato potásico (conservante).

Anímate a probarlo y notarás la diferencia desde el principio.

4.2/5 (6 Reviews)

Deja una respuesta