¿Qué es el propolis o propóleos?

El propóleo de los productos Propol-Mel no ha sido procesado más allá del mínimo necesario para formar parte de las formulaciones. El própolis que usamos es de calidad y certificado ecológico y procede de apicultores que respetan la colmena.

El própolis o propóleos es una resina cérea, de composición compleja y consistencia viscosa, que las abejas elaboran a partir de partículas resinosas de diferentes vegetales y que utilizan en la construcción, reparación y protección de la colmena. Ampliamente utilizado desde la antigüedad con diversas finalidades, actualmente se investigan las acciones, efectos y posibles usos del própolis en biología y medicina, destacando su utilización como suplemento dietético, como cosmético natural y en la industria farmacéutica.

¿Qué contiene el Própolis?

En el própolis se han aislado más de 180 componentes. Destacan las resinas y bálsamos, que contienen flavonoides y ácidos fenólicos o sus ésteres (50%); contenidos muy variables de ceras (7.5 – 35%) que afectarán a los correspondientes restantes componentes; aceites volátiles (10%); polen (5%) e impurezas (4.4 – 19.5%).

También contiene pequeñas cantidades de terpenos, taninos, restos de la secreción de las glándulas salivares de las abejas y, dependiendo del origen, posibles contaminantes. Los compuestos activos son los bioflavonoides que incluyen flavonas, flavonoles, flavononas y flavononoles. La mayoría de estudios que se realizan se centran en determinar su contenido en flavonoides y el posible uso médico de estos.

Dependiendo de la localización geográfica de la colmena y del método de producción empleado por el apicultor, la composición del própolis puede ser muy variable. Normalmente se evalúa el própolis por una prueba química que determina el número total de fenoles pero se sabe que los fenoles aislados no se pueden comparar a la acción sinérgica de todos los nutrientes del própolis en conjunto. Así, el orígen definirá claramente la calidad del mismo.

Por un lado tenemos el próplis mediterráneo de panales productores de miel de flores que es el que ofrece mayor equilibrio. Por otro lado están los própolis italianos, suizos y del este de Europa elaborados básicamente a partir de secreciones de pino (Pinus nigra). También están los própolis de Chile, Brasil y China elaborados con abejas que crecen en otro tipo de vegetación. Una colmena normal puede producir entre 80 y 400 gramos de própolis al año.

Un control de calidad mínimo para el própolis exige:

Estar libre de contaminantes tóxicos

Contener bajos porcentajes de cera, materia insoluble y cenizas.

Definir su procedencia botánica para determinar el tipo de compuestos activos

Tener contenidos elevados de principios activos

Beneficios

  • Antioxidante que protege de la oxidación aceites y lipoproteínas séricas mediante actividad antiradicales libres y efecto inhibidor sobre ión cuproso.
  • Antibacteriano y antifúnguico eficaz frente a la acción de muchas especies de microorganismos y hongos debido a su contenido en agliconas flavónicas y compuestos fenólicos.
  • Antivírico por su contenido en fenoles como los ésteres cafeíco y felúrico.
  • El própolis es un estimulante de la inmudidad por vía oral.
  • Antiinflamatorio y analgésico también por la acción de ciertos fenoles como el ácido fenil-etil cafeíco o la kaempferida.
  • Antitóxico capaz de inhibir la acción de la quimiotoxicidad gracias a la galangina, otro flavonoide.
  • Remineralizante del esmalte dentario y anticaries.

Contraindicaciones

  • El própolis es relativamente atóxico, dosis diarias de 1400 mg / kg no causan ningún efecto negativo en ratones, aunque masticar grandes cantidades de própolis en bruto puede producir náuseas y trastornos digestivos.
  • También hay que tener en cuenta que siempre existe un porcentaje bajo de la población alérgica a alguno de sus componentes por lo que es necesario una prueba previa antes de la decisión del consumo o aplicación externa.
Aquí puedes leer una revisión científica de sus propiedades.

Procesado del própolis

El própolis ecológico de los productos Propol-Mel procede de apicultores que respetan la colmena. El procesado es el mínimo indispensable para mantener intacto al máximo el producto original. Todo el própolis que usamos es certificado ecológico

Lo primero que necesitamos es própolis de calidad. Esto es importantísimo. Una materia prima de calidad y un procesado correcto, permitirán obtener productos de calidad. Aunque en el propóleo se han aislado más de 180 compuestos bioactivos, cuando se analiza un derivado de propóleos únicamente se suele evaluar su contenido total en polifenoles. Un análisis comparativo extenso de dos própolis seria muy costoso. Así, desafortunadamente, es muy difícil evaluar la calidad de un própolis ya procesado.

Por ejemplo, se puede usar mucho propóleo de baja calidad para conseguir una tintura que, globalmente, se pueda comparar a otra que ha sido elaborada con una cantidad mucho menor de própolis pero de mayor calidad. Seguro que conseguirá tener un contenido total de polifenoles igual o superior, pero es muy probable que sea mucho más pobre en diversidad de compuestos bioactivos que la que ha sido elaborada con propóleos de alta calidad.

Primer procesado del própolis

Aunque el destino del própolis puede ser cosmético, debe ser tratado con el máximo de higiene, puesto que en gran medida su uso puede ser alimentario. Así, el apicultor, desde que lo recoge con las mallas en la colmena, debe procesarlo correctamente.

Nuestros apicultores nos entregan el propóleo en bolsas para alimentos de cierre hermético. Aunque en origen el própolis son escamas, poco a poco compacta adaptándose al lugar que lo contiene y formando una masa uniforme. Entonces hay que trocearlo para tener pedazos más manejables.

Una vez tenemos el propóleo troceado se puede pasar al siguiente paso de su procesado.

Elaboración de tintura

Elaborar nuestra tintura de própolis es  muy sencillo. Se trata de tener propóleo y alcohol de uva de calidad, y ponerlos en contacto durante un tiempo determinado agitándolo a diario para favorecer el intercambio de compuestos desde el própolis hacia el alcohol. Los trozos de propóleos se introducen en un recipiente de plástico alimentario o de acero inoxidable y poco a poco se van disolviendo sus compuestos y va perdiendo su integridad. Más tarde se filtra para obtener tintura limpia.

Esta tintura se puede envasar directamente para obtener nuestra tintura de propoleo o bien puede usarse como ingrediente para otras preparaciones. El spray bucal, el jarabe, las cremas regeneradoras, gel de baño, el champú, la pastilla de jabón, y el dentífrico están hechos con tintura de própolis elaborada de este modo.

Los usuarios de productos con própolis deben saber qué:

La extracción hidroalcohólica acostumbra a ser el primer producto derivado del própolis. Esta extracción, conocida como tintura, es la que contiene todas las propiedades del propóleo. Sólo en esta primera extracción se conoce el porcentaje real de própolis puro que se empleó para hacerla. También se pueden extraer los principios activos del própolis sólo en agua o en glicerol pero la extracción es mucho menor en cantidades de principio activo extraídas así como son sólo una pequeña parte de los nutrientes del propóleos los que son capaces de solubilizarse en medio agua / glicerol sin la presencia de alcohol.

Ocurre que muchos fabricantes concentran tinturas de própolis para obtener un producto llamado extracto fluído. Estos extractos han pasado un fuerte proceso físico de evaporación del acohol para concentrar la tintura original, habiendo resultado dañados gran parte de los nutrientes del própolis. Con los extractos fluídos elaboran sus productos.

Hay muchos productos con própolis en el mercado elaborados a partir de extractos fluídos. En la etiqueta del producto se puede leer que tienen un elevadísimo % de própolis (incluso hasta el 70%). En realidad lo que contienen es un elevado porcentaje del extracto fluído de própolis, del que desconocemos cómo se ha obtenido ni cuánto própolis tiene realmente. Por tanto, esto no significa tener un alto porcentaje de propóleo puro en la fórmula. Por ejemplo, en los ingredientes de una fórmula no es lo mismo leer “tintura de própolis (50%)” que “extracto de própolis del 50%”. En el segundo supuesto no sabemos realmente cuánta tintura hay en la fórmula, que es lo mismo que no saber cuánto propóleos hay realmente.

En Propol-mel solo usamos própolis ecológico de buena calidad que adquirimos directamente a apicultores del país y lo transformamos nosotros mismos, garantizando así el mínimo procesado del propólis que se usa en nuestras formulaciones

La primera imagen del própolis representa un producto de alta calidad. Es en bloque, tal cuál lo recibimos de los apicultores y su color oscila entre pardo y rojizo.

La segunda imagen también representa propóleos de alta calidad, pero ha sido troceado usando tijeras (operación muy dificultosa ya que el propóleo es una resina de cierta dureza) y sería utilizado para continuar su procesado y elaborar alguna de las bases de nuestros productos.

La tercera imagen corresponde a própolis puro de baja calidad. Las bolas de própolis se pueden recoger con las manos de una colmena. Son capas y capas de própolis que las abejas han ido depositando una sobre otra y que se van desprendiendo. No se puede saber la fecha de recolección ni el tiempo que ha estado expuesto al entorno.

La cuarta imagen corresponde a propóleo puro de baja calidad, se puede observar su color negro y su homogeneidad.

Estas dos últimas fotos corresponden a própolis comerciales procesados, obtenidos de un distribuidor de materias primas. Su origen es incierto y no se puede comprobar si el própolis de partida era de calidad o no. El própolis crudo se fundió para eliminar las ceras y se dejó solidificar en moldes. Posteriormente el própolis de la izquierda fué triturado y el de la derecha pulverizado y mezclado con polvo de algarroba para evitar que se compactase.

CERRAR
×

Carrito