Cosmética natural vs. Cosmética de síntesis química

Cosmética natural vs. Cosmética de síntesis química

No hay duda, lo verde se lleva. Esto provoca que los términos «natural» o «ecológico» a menudo se usen con cierta ligereza. ¿Cómo averiguar entonces si un producto es verdaderamente natural o eco y seguro?

Os contamos qué es la cosmética natural y la cosmética ecológica, y en qué se diferencia de la cosmética de base química o derivada del petróleo en cuanto a salud y medioambiente. Para que sepas, de verdad, lo que compras.

Cosmética ¿natural?

Cuando compramos un cosmético natural nos aseguramos de lo siguiente:

  • Como mínimo el 90 % de sus ingredientes son de origen natural.
  • No contiene compuestos químicos de dudosa seguridad para las personas y/o el medioambiente, incluidos organismos genéticamente modificados (OGM).
  • Se ha elaborado mediante procedimientos respetuosos con el medioambiente.
  • Sus ingredientes no han sido testados en animales (es un producto Cruelty Free).
  • Está almacenado en un envase reciclado y/o reciclable.

Pero, ¿cómo sé que es natural? No todo lo que se anuncia como natural o ecológico lo es realmente. Esto es lo que dice al respecto Ecoestética en su web: «Al contrario de lo que pasa en alimentación no hay una regulación clara que proteja el término […] Hay empresas que venden su cosmética como natural o ecológica porque la mayor parte de sus ingredientes son naturales pero llevan otros de síntesis química que, aun en menores proporciones, pueden ser tóxicos».

¡Ojo! Cosmética natural no es sinónimo de cosmética ecológica. Esta última tiene una regulación estricta en cuanto a ingredientes y reacciones químicas permitidas para obtenerlos, que hace que pueda ser difícil de llevar a la práctica.

La cosmética natural es aquella elaborada con ingredientes obtenidos de fuentes naturales mediante procesos de extracción simples como son aceites vegetales, esenciales, ceras, tensioactivos simples (jabones), glicerina, alcohol, extractos vegetales y algunos otros un poco más complejos pero que, por lo general, cualquiera podría obtener en casa mediante procedimientos sencillos. La cosmética 100 % ecológica, comúnmente, está basada en aceites y grasas (aceites esenciales, aceites vegetales y ceras) o bien jabones puros.

Así que la gran mayoría de cosmética es natural, no ecológica, lo que lleva es un porcentaje mayor o menor de ingredientes ecológicos. Cada certificadora oficial distingue entre natural y bio según este porcentaje de eco. Busca los siguientes logos:  ACENE (BIO, NAT o VEGAN), BIO vida sana, COSMEBIO, ECOCERT, ICEA, SOIL ASSOCIATION ORGANIC, NATRUE, NATURE.org, NATURE PROGRES, BDIH, NASAA, NSF, COSMOS o USDA.

logo de cosmética natural

Nota: una de las características de la cosmética natural certificada —si no se certifica, debería hacerse igualmente— es que en el etiquetado aparece el listado de ingredientes en la lengua habitual del país de venta (lo mínimo que marca la ley es indicar los ingredientes en formato INCI; un texto medio latín medio inglés que para las personas no familiarizadas con el argot técnico es bastante confuso y difícil de interpretar).

Cosmética natural vs. Cosmética de síntesis química

En la cosmética de base química se emplean sustancias controvertidas; no siempre cuentan con ensayos clínicos que aseguren su inocuidad a largo plazo. Aunque estén presentes en proporciones pequeñas, pueden ser tóxicas por interacción con otras sustancias o por acumulación en el organismo. En el blog os hemos hablado de algunas de ellas, como los parabenos o los sulfatos.

La piel no es una barrera infranqueable. Este es un listado de ingredientes sobre los que existe consenso de peligrosidad potencial para la salud humana:

Ingredientes a evitar en tus cosméticos (nomenclatura INCI)

2-Bromo-2-Nitropropane-2,3-Diol

Alcloxa

Acrylamide

Acrylate

Aldioxa

Aluminium Chlorhydrate

Aluminium Chloride

Aluminum Chlorohydrex

Aluminum Chlorohydrex PG

Aluminum Fluoride

Aluminum Sesquichlorohydrate

Aluminum Zirconium Trichlorohydrex GLY

Ammonium Lauryl Sulfate

Benzalkonium

Benzophenone

BHA

BHT

Boric acid

Bromo

Butyl Methoxydibenzoylmethane Butylparaben

Carbomer

Camphor Benzalkonium Methosulfate

Cera Microcristallina

Ceresin

Ceteareth

Ceteth

Cetrimonium

Chloro

Chlorphenesin

CI 10006 / CI 10316 / CI 11680 / CI 11725 / CI 11920 / CI 12085 / CI 12150 / CI 12370 / CI 12700 / CI 15800 / CI 15850 / CI 15985 / CI 16035 / CI 16230 / CI 16255 / CI 17200 / CI 18050 / CI 18690 / CI 18820 / CI 19140 / CI 20040 / CI 20470 / CI 26100 / CI 27290 / CI 40215 / CI 45220 / CI 50325 / CI 60724 / CI 60725 / CI 61565 / CI 61570 / CI 61585 / CI 74260 / CI 77163 / CI 77285 / CI 77288

Cyclomethicone

DEA

Diazolidinyl Urea

Diethanolamine

Dimethicone

Disodium Laureth Sulfosuccinate

DMDM Hydantoin

Drometrizole Trisiloxane

EDTA

Ethoxydiglycol

Ethyhexyl Triazone

Ethylhexyl Methoxycinnamate

Formaldehide

Homosalate

Hydroquinone

Hydroxypropyl

Imidazolidinyl Urea

Iodo

Isopropyl Dibenzoylmethane

MDM Hydantoin

MEA

Methyl Gluceth

Monoethanolamine

Musk ketone

Octocrylene

Oleth

Oxybenzone

Ozokerite

Paraben

Paraffin

Paraffinum Liquidum

Parfum

PEG

Pentaeriythrityl Tetra-DI-T-Butyl Hydroxyhydrocinnamate

Petrolatum

Phenoxyethanol

Phthalate

Polyehtylene glicol

Polyquaternium

PPG

P-Phenylenediamine sulfate

Quaternium

Resorcinol

Selenium sulfide

Sodium borate

Sodium iodate

Sodium Laureth Sulfate

Sodium Lauryl Sulfate

Sodium Lauryl Sulfoacetate

Sodium Myreth Sulfate

Sodium Polynaphthalenesulfonate

Sodium Trideceth

Sodium Xylenesulfonate

TEA

Thimerosal

Toluene

Triclocarban

Triclosan

Triethanolamine

Fuente: Red Ecoestética

Nota: la base de datos de toxicidad y enfermedades de CHE (Collaborative on Health and the Environment) resume los vínculos entre los contaminantes químicos y aproximadamente 180 afecciones o enfermedades humanas. Puedes consultarla aquí.

Existen alternativas no tóxicas, que son las que se utilizan en la cosmética natural certificada; sustancias de origen vegetal como la rosa mosqueta, el aceite de cáñamo o los aceites esenciales de plantas como la lavanda, la salvia, el tomillo o el romero. Estas actúan desde el interior celular, nutren las células, estimulan su regeneración y reestructuración, lo que conduce a cambios reales y sostenidos en el tiempo.

Muchos compuestos de la cosmética de síntesis química son además alergénicos, es decir, causantes de afecciones o enfermedades de la piel. La cosmética natural generalmente emplea sustancias no reactivas y aptas para personas con pieles atópicas, trastornos de sensibilidad o alergias.

La cosmética en base petróleo es muy agresiva para la piel, especialmente los productos de higiene. Destruyen la capa lipídica protectora natural y posteriormente atacan con estas otras moléculas, conservantes y otros; un «cóctel perfecto» para tener problemas cutáneos.

Y no solo proteges tu salud, también la del medioambiente. Cuando te duchas, no viertes al agua derivados del petróleo, contaminantes potenciales. También la huella ecológica es menor en la cosmética natural: las materias primas en muchos casos proceden de agricultores cercanos y respetuosos con la tierra.

En Propol-mel fabricamos productos de cosmética natural, elaborados con própolis. Todos ellos cuentan con el certificado BIO ACENE, que garantiza que los ingredientes son de origen natural —porcentaje de eco variable en función de la formulación o producto específicos, hasta un 98 %— y no contienen materias primas, productos o subproductos testados en animales.

Productos 100 % naturales y artesanales, los encontrarás todos en nuestra Tienda online. Tu salud y la del medioambiente te lo agradecerán.

Aprovecha nuestras ofertas. Haz clic en la imagen y accede a nuestros packs con descuento.

pack cremas propolis propol mel

¿Te ha gustado este artículo?

Suscríbete a nuestro blog y recibe puntualmente nuestros artículos en tu email

Deja un comentario

CERRAR
×

Carrito