Antibióticos naturales: qué son y cómo te ayudan

Antibióticos naturales: qué son y cómo te ayudan

Desde su descubrimiento allá por 1897, el uso indiscriminado de antibióticos como la penicilina y sus derivados en la práctica médica ha provocado el desarrollo de cepas bacterianas resistentes. Este hecho motiva un aumento en el estudio de sustancias de origen vegetal en busca de alternativas naturales fácilmente disponibles y con menos efectos nocivos.

De estas alternativas, los antibióticos naturales, os hablamos hoy. En este artículo descubrirás qué son y cómo puede ayudarte. Al final encontrarás una lista de cuatro antibióticos naturales de eficacia probada para tratar y prevenir, entre otras, enfermedades comunes como resfriados o gripe.

¿Qué son los antibióticos? ¿Y los antibióticos naturales?

La palabra «antibiótico» proviene del griego «anti», opuesto, y «biotikós», de la vida. Algo así como «contrario a la vida». Y es que un antibiótico es una sustancia que destruye (bactericida) o impide el crecimiento de ciertas bacterias (bacteriostática). Por ello, también se le conoce como antibacteriano.

¿Su misión? Ayudar a nuestras defensas, controlando la infección. Pero los fármacos antibióticos o antibacterianos presentan, no obstante, una serie de efectos adversos: diarrea al alterar el equilibrio de la flora bacteriana normal de nuestro organismo, fiebre o reacciones alérgicas como urticaria.

Resistencia a los antibióticos. Alternativas naturales

El incremento en el uso de antibióticos ha inducido a los microorganismos a adquirir resistencia. Lo que está propiciando una necesidad urgente de encontrar alternativas.

Como se recoge en la presente publicación, para combatir este fenómeno hay que basarse en «métodos naturales o tradicionales de curación, los cuales,  lejos de provocar efectos indeseables y resistencia bacteriana, inhiben el crecimiento de gérmenes patógenos, aumentan las defensas inmunológicas».

Desde hace mucho tiempo y en muchas partes del mundo se han utilizado plantas y sus extractos para el tratamiento de enfermedades infecciosas. Son los antibióticos naturales, que, al igual que los fármacos antibióticos, tienen la facultad de destruir o evitar la proliferación de determinados microorganismos. Pueden emplearse en distintas formas: líquida o semilíquida como jarabes, polvo o mezclas tales como pomadas o ungüentos para la piel.

Antibióticos naturales. 4 ejemplos y cómo te ayudan

Alimentos naturales y especias como los siguientes tienen actividad antimicrobiana comprobada frente a bacterias, virus y hongos causantes de infección en humanos; sin efectos adversos ni generar resistencia en los microorganismos. Nutracéuticos que actúan tanto en solitario como en sinergia con medicamentos antibióticos, mejorando su actividad.

  • El ajo. Un superalimento usado tradicionalmente como remedio medicinal natural para curar catarros o gripe. Se ha demostrado que el extracto de ajo puede mejorar la función de las células inmunitarias (estudio). ¿Su secreto? La alicina, un compuesto que «puede prevenir el ataque del virus del resfriado común», tal y como se señala en este estudio.
Cómo usar antibióticos naturales

Según esta otra investigación, el ajo y el jengibre poseen una actividad antibacteriana efectiva contra patógenos, pudiendo emplearse para prevenir enfermedades resistentes a los medicamentos (estudio previo). Y hablando de jengibre…

  • El jengibre. Esta especia proviene de la raíz de la planta Zingiber officinale. De origen indio, el jengibre se utiliza en la medicina ayurvédica para el tratamiento de infecciones y problemas gastrointestinales.

Su extracto tiene propiedades antibacterianas muy poderosas, incluso contra bacterias resistentes a antibióticos. En este estudio se demostró su eficacia frente a todos los patógenos bacterianos probados: Escherichia coli, Staphylococcus aureus, Salmonella, entre otros. El jengibre fresco (no seco) es útil contra la formación de placa inducida por virus en el epitelio de las vías respiratorias (estudio).

  • El própolis. Es uno de los mejores antibióticos naturales. No en vano las abejas lo usan para desinfectar el interior de las celdas de la colmena. Tiene potencial antimicrobiano contra el virus de la influenza (gripe), E. coli, Streptococcus mutans o Candida albicans candidiasis oral y vaginal—, (estudio, estudio, estudio). Lo que en buena parte se debe a sus flavonoides (estudio).

Esta sustancia balsámica promueve asimismo la curación de heridas y quemaduras menores en la piel, pudiendo utilizarse como alternativa naturopática a los fármacos antibióticos (estudio). En este otro post encontrarás más info sobre el propóleo como antibiótico natural.

  • La miel. El que es el principal producto de la colmena tiene también cualidades antibacterianas, antivirales, antimicóticas y antiparasitarias. Al igual que el propóleo, la miel ayuda a cicatrizar y prevenir infecciones en heridas o quemaduras superficiales.

Además, es efectiva contra la gastroenteritis, acortando la duración de la diarrea bacteriana (estudio), y se muestra eficaz contra Helicobacter pylori, que puede ocasionar úlceras o contribuir al cáncer de estómago. Estudios como este sugieren que su uso junto como el de antibióticos como la amoxicilina o la claritromicina (terapia triple) pueden acortar el tiempo necesario para eliminar H. pylori del revestimiento del estómago.

Nota: otros ejemplos de antibióticos o antibacterianos naturales son la cebolla, la canela, el eucalipto y el romero, el aloe vera, la equinácea y el limón.

            En Propol-mel usamos própolis y miel como antibióticos naturales para la elaboración de nuestros productos de Alimentación y Cosmética natural. También nos servimos de ingredientes vegetales con propiedades antibacterianas como el eucalipto, el romero y el limón.

¡Pruébalos ahora con nuestros Packs Ahorro!

5/5 (1 Review)

¿Te ha gustado este artículo?

Suscríbete a nuestro blog y recibe puntualmente nuestros artículos en tu email

Deja un comentario

CERRAR
×

Carrito