Beneficios del jarabe de própolis con limón, tomillo y romero

Beneficios del jarabe de própolis con limón, tomillo y romero

Ya lo decía Mary Poppins en su canción: «Si hay un poco de azúcar, esa píldora que os dan satisfechos tomaréis». Hoy sabemos que el azúcar tiene efectos contraproducentes, pero lo cierto es que con el descubrimiento del jarabe de base azucarada, los niños comenzaron a tomar sus medicamentos sin tantos recelos.

En este post os hablamos de este brebaje viscoso de sabor agradable, el jarabe. Veremos cuáles son los beneficios del jarabe cuando a él se añaden otros componentes, extractos y aceites esenciales con demostradas propiedades farmacológicas y terapéuticas como son el própolis y la miel, el limón, el tomillo o el romero.

Jarabe: el medicamento dulce

Los jarabes comenzaron a emplearse hace muchos años. Su uso se extendió rápidamente debido a que se conservaban en buen estado durante bastante tiempo y a que enmascaraban el mal sabor de los fármacos. Además, podían administrarse a niños (uso pediátrico) y personas de avanzada edad, con incapacidad para ingerir comprimidos sólidos.

Un jarabe es un líquido de consistencia viscosa, normalmente una solución concentrada de azúcares tales como la sacarosa —el azúcar común o azúcar de mesa; antes de su descubrimiento se utilizaba miel— en agua u otro líquido como agua destilada o zumo. Se consume o administra por vía oral, y es una sustancia homogénea, más o menos transparente y por lo general de olor y sabor agradables.

Cuando la solución consiste únicamente en azúcar y agua, hablamos de jarabe simple. Pero si a este jarabe simple se añade un principio activo o una sustancia medicinal, se convierte en un medicamente destinado a fluidificar y reducir la mucosidad, lubricar la garganta, calmar la tos, etc. Por último, los jarabes aromatizados son los empleados en las bebidas gaseosas azucaradas.

Infección de las vías respiratorias altas y jarabe

Las infecciones del tracto respiratorio superior —resfriado común, catarro o constipado, gripe…— están normalmente causadas por varias familias de virus, entre otros: rinovirus, coronavirus, parainfluenza, adenovirus, influenza o enterovirus. Son frecuentes tanto en niños como en adultos y afectan a la nariz, los senos nasales, la faringe y la laringe. Los patógenos, virus y bacterias, pasan a través del moco e infectan células corporales. Los síntomas incluyen inflamación del revestimiento mucoso de la nariz (rinitis), mucosidad nasal abundante (rinorrea), dolor de garganta, malestar general y fiebre.

Los jarabes suelen emplearse en estos casos como medicamentos antitusivos, mucolíticos y expectorantes para prevenir, reducir y ayudar a eliminar o disolver el moco y la tos. Su espesura fluidifica la mucosidad y lubrica la garganta a su paso, y contienen además otros componentes como própolis, miel, limón o extractos y aceites esenciales de plantas aromáticas con propiedades beneficiosas frente a estas afecciones.

Comprobemos los beneficios de cada uno de ellos.

Uso Jarabe de propolis propolmel

 

Beneficios del jarabe de própolis con limón, tomillo y romero

El própolis tiene propiedades antibacterianas, antivirales y antiinflamatorias. Por su elevado contenido en flavonoides, es efectivo para el alivio y la prevención de infecciones respiratorias altas como el resfriado común o la gripe. El propóleo actúa reduciendo la carga microbiana y viral; así lo han demostrado diversas investigaciones (estudio, estudio, estudio).

Otro producto de la colmena habitual en la composición de algunos jarabes es la miel. La miel tiene propiedades antimicrobianas, antiinflamatorias y expectorantes, por lo que se recomienda en caso de tos, bronquitis y otras enfermedades del sistema respiratorio como asma. «…la miel es útil para aliviar la tos […] debido a su naturaleza viscosa, recubre la garganta y produce un efecto calmante», según Cochrane (publicación).

Te contamos más en Propiedades y beneficios de la miel.

El limón (Citrus limon) muestra actividad antibacteriana, antiinflamatoria y antioxidante gracias a su alto contenido en flavonoides y compuestos fenólicos (estudio, estudio, estudio). Por su parte, el tomillo y el romero son plantas con conocidas propiedades protectoras. El extracto de tomillo (Thymus vulgaris L.) es un potente antiséptico respiratorio; elimina gérmenes, reduce los síntomas que estos producen, como malestar y fiebre, y alivia el dolor de garganta (estudio, estudio). El aceite esencial de romero (Rosmarinus officinalis) es un gran bactericida que favorece la recuperación en enfermedades respiratorias (estudio, estudio).

El Jarabe de própolis ecológico, con miel milflores que las abejas obtienen del néctar de las flores, zumo de limón, extracto de tomillo y aceite esencial de romero, es un complemento desarrollado para fluidificar la mucosidad y ayudar a expectorar. Su espesura, aportada por mucílagos y pectinas vegetales, fluidifica y lubrica la garganta.

En Propol-mel encontrarás asimismo otros productos para el alivio y la prevención de resfriados, problemas con la garganta y en general afecciones de las vías respiratorias superiores. El Spray bucal de própolis, con limón y eucalipto, mantiene la boca y la garganta protegidas; nuestra Tintura de própolis ecológica, que puedes añadir a tus tés e infusiones; o los Caramelos balsámicos de própolis, con aceite esencial de limón y estevia (sin azúcar), para llevar siempre a mano en caso de problemas con el aparato bucal y la garganta.

5/5 (1 Review)

¿Te ha gustado este artículo?

Suscríbete a nuestro blog y recibe puntualmente nuestros artículos en tu email

Deja un comentario

CERRAR
×

Carrito

WhatsApp ¿Dudas? Manda un WhatsApp a Albert, responde en cuanto puede