Las 5 ventajas del jarabe de própolis para los mocos

Las 5 ventajas del jarabe de própolis para los mocos

Puede que esto te suene a chiste, pero hay toda una «ciencia» detrás del moco. ¿Sabías que es una mezcla viscosa de agua y proteínas con altas concentraciones de anticuerpos? ¿O que tiene una función protectora importantísima en nuestro cuerpo? No solo para el aparato respiratorio sino también para el resto de órganos expuestos al exterior como los pulmones o el estómago.

Aunque eso sí, en exceso la mucosidad puede ser un verdadero incordio, a lo que hay que sumar el gasto en pañuelos… ¿Una solución eficaz? Los jarabes.Veremos cuáles son las cinco ventajas y beneficios de estos medicamentos de sabor dulce y, en especial, del jarabe de própolis para acabar de una vez por todas con los mocos y la tos persistentes.

Mucosidad: ¿dónde y por qué se produce?

Los mocos, mucus o mucosidad, son sustancias viscosas y adherentes producidas por las llamadas células caliciformes, células glandulares presentes en el revestimiento de las mucosas de las vías respiratorias (mucosidad respiratoria). Se producen asimismo en el tracto nasal, laríngeo, ocular, ótico, digestivo y reproductor.

El moco se compone de agua (95 %), sales, lípidos —tales como ácidos grasos, fosfolípidos y colesterol—, proteínas con un propósito defensivo —como lisosomas, inmunoglobulinas, defensinas, factores de crecimiento o factores trefoil— y mucina (glucoproteína), el componente responsable de su viscosidad y elasticidad (referencia).

Mantienen húmedo el epitelio de las vías aéreas, evitando así su desecación, y protegen del ataque bacteriológico y de toxinas o contaminantes. Pero los mocos también son un método de defensa para los otros órganos expuestos al ambiente externo, cubriendo su superficie: en los pulmones, protegen contra la deshidratación; en el estómago, contra el ataque bioquímico; en esófago y colon, sirven como lubricantes.

¿Por qué jarabe para combatir los mocos?

Aunque como hemos comprobado los mocos tienen importantes funciones protectoras del organismo, cuando su flujo o emisión es demasiado abundante (rinorrea) se convierten en una molestia; ocasionan una obstrucción nasal que suele ir acompañada de picor en la nariz y la garganta, episodios de tos e incluso sinusitis. Una ayuda tradicional eficaz es el jarabe.

Un jarabe es, generalmente, una solución concentrada de azúcar en agua. Si a esta solución se añaden sustancias con principios activos como el própolis, la miel o extractos de ciertas plantas con acción terapéutica, se transforma en un medicamento potencial mucolítico, expectorante y antitusivo, esto es, en un jarabe para los mocos que ayuda a fluidificar la mucosidad (disminuye la viscosidad, facilitando su expulsión), lubricar la garganta y calmar la tos.

5 ventajas y beneficios del jarabe de propóleo para los mocos

El própolis es un bálsamo natural antiséptico (reduce la carga viral), antiinflamatorio y con propiedades analgésicas (calma o elimina el dolor) (estudio, estudio). El otro producto de la colmena incluido en nuestro jarabe es la miel, que las abejas obtienen del néctar de las flores y que, entre otros beneficios, ha demostrado ser muy efectiva para la tos en niños (estudio).

Además, el jarabe de própolis ecológico para los mocos ha sido formulado seleccionando plantas con propiedades protectoras ante las adversidades del invierno: limón (Citrus limon), con actividad antimicrobiana, antiinflamatoria y antioxidante; tomillo (Thymus vulgaris) y romero (Rosmarinus officinalis), potentes bactericidas y antisépticos respiratorios; salvia (Salvia officinalis) y llantén mayor (Plantago major), remedios pectorales y expectorantes.

El jarabe de propóleo, por lo tanto, te ayudará en los siguientes cinco aspectos:

  • Favorece la eliminación de gérmenes (bacterias y virus infecciosos).
  • Reduce o calma los síntomas que estos causan, como fiebre, inflamación, malestar y dolor de garganta.
  • Fluidifica la mucosidad y lubrica la garganta a su paso gracias a su espesura, aportada por mucílagos y pectinas vegetales, resultando muy beneficioso para el aparato bucal.
  • Ayuda a expectorar, es decir, promover o provocar la expulsión de las secreciones acumuladas estimulando los mecanismos de eliminación.
  • Tanto el propóleo como la miel, el limón y sus extractos o aceites de plantas aromáticas tienen propiedades protectoras; contribuyen no solo al tratamiento y mejora sino también a la prevención de infecciones y enfermedades respiratorias como resfriado común, gripe, bronquitis, asma, etc.
Jarabe de propolis propolmel

Recomendaciones de uso del jarabe de própolis para los mocos:

Se aconseja tomar el jarabe de própolis tres veces al día; en adultos, una cucharada sopera (15 ml), y en niños, una cucharada pequeña (10 ml). 

Agita bien el envase antes de usar para aprovechar mejor toda la esencia del jarabe. Una vez abierto, consérvalo en la nevera y consúmelo antes de seis meses.

Nota: en caso de tos persistente es recomendable utilizar asimismo el Spray bucal de própolis, que puedes llevar siempre contigo para más comodidad. El dúo Jarabe+Spray será tu aliado infalible contra los mocos y la tos.

Si lo deseas, puedes leer más acerca de este «medicamento dulce» en Beneficios del jarabe de própolis con limón, tomillo y romero.

El Jarabe de própolis Propol-mel, con certificado ecológico y sin gluten, es un complemento desarrollado para fluidificar la mucosidad y ayudar a expectorar. Contiene tintura de própolis, miel milflores, sirope de ágave, zumos de sauco y limón, extractos de tomillo, salvia y llantén mayor, y aceite esencial de romero.

Llévate a casa el Pack Jarabe para varios meses (3 unidades), sin gastos de envío. ¡Ahorrarás un 18 %!

0/5 (0 Reviews)

¿Te ha gustado este artículo?

Suscríbete a nuestro blog y recibe puntualmente nuestros artículos en tu email

Deja un comentario

CERRAR
×

Carrito