Los flavonoides del propóleo: ¿Qué son y qué beneficios tienen?

Los flavonoides del propóleo: ¿Qué son y qué beneficios tienen?

Los flavonoides están presentes en el brócoli, la naranja y otros cítricos, el té verde y, por supuesto, también en el propóleo. A algunos los hemos nombrado ya en artículos anteriores por ser los responsables de las propiedades de nuestro ingrediente de base, y ahora queremos detenernos en estos valiosísimos compuestos naturales.

Los flavonoides son productos secundarios de las plantas y los componentes activos del própolis. A ellos se debe la poderosa actividad antioxidante, antiinflamatoria o antibiótica de esta sustancia balsámica. Veremos qué son los bioflavonoides, sus tipos, algunas curiosidades y los beneficios que promueven en la salud humana.

Flavonoides, los «químicos vegetales»

El término flavonoide, del latín, significa «amarillo». Y es que los flavonoides son en parte los responsables de los colores intensos de las frutas y las verduras. Se trata de metabolitos o productos secundarios de las plantas, una familia numerosa de moléculas aromáticas.

¡Y vaya si es numerosa!: se han identificado y aislado alrededor de 9000 flavonoides, y hay muchos más por descubrir. El primero lo identificó Albert Szent-Györgyi en 1930. Este Premio Nobel de Fisiología o Medicina húngaro aisló de la cáscara del limón la citrina, una sustancia que al consumirse regulaba la permeabilidad de los capilares (vasos sanguíneos).

En otras palabras, los bioflavonoides son un grupo de compuestos fenólicos o fitonutrientes con destacadas propiedades antioxidantes, entre muchas otras que os detallamos en el siguiente apartado. Se clasifican en seis clases o subgrupos principales (fuente):

  • Chalconas
  • Flavonas
  • Flavonoles
  • Flavandioles
  • Antocianinas
  • Taninos condensados

Propiedades medicinales de los flavonoides

Los flavonoides protegen a la planta de la radiación UV, generan sabores —generalmente amargos— y texturas desagradables para evitar que los herbívoros la depreden o confieren a sus hojas o flores colores llamativos para atraer a los insectos polinizadores.

¿Y en el organismo humano? Sobre ellos, su valor nutricional y su impacto en la nutrición queda aún mucho por investigar. Si bien sabemos, porque así lo corroboran los estudios efectuados hasta el momento, que los bioflavonoides desempeñan diversas actividades biológicas y que poseen:

Propiedades antiinflamatorias, astringentes y anestésicas locales. Lo que los hace ser muy útiles en enfermedades como la artritis (inflamación de las articulaciones), en el tratamiento de las hemorroides (inflamaciones de las venas) o en procesos de curación de heridas y cicatrices.

Propiedades antibióticas. Antibacterianas (contra bacterias), antivirales (virus) y antifúngicas (hongos).

Propiedades antihistamínicas. Reducen los efectos de las alergias.

Propiedades inmunoestimuladoras. Estimulan el sistema inmunitario.

Propiedades antiulcéricas y protección del estómago y el hígado. Protegen la mucosa gástrica, disminuyen el riesgo de enfermedades del hígado, protegen y regeneran este órgano durante la hepatitis y son eficaces para eliminar dolencias digestivas relacionadas con el mismo.

Propiedades antioxidantes. Actúan frente al estrés oxidativo en el contexto de enfermedades como la obesidad o el síndrome metabólico (estudio).

Propiedades anticolesterolémicas. Disminuyen la concentración de colesterol y de triglicéridos.

Propiedades antitrombóticas, hipotensivas y cardiotónicas. Impiden la formación de trombos en los vasos sanguíneos, mejoran la circulación y potencian el músculo cardíaco, reduciendo el riesgo de enfermedad cardiovascular (estudio).

Propiedades antitumorales. Inhiben el crecimiento de las células cancerosas (estudio).

Bioflavonoides del própolis. Beneficios

El propóleo es una mezcla compleja de múltiples componentes naturales, entre los que destacan (aproximadamente 50 %) las resinas y los bálsamos, que contienen flavonoides y ácidos fenólicos o sus ésteres. Esta composición puede variar en función del origen botánico del propóleo en cuestión —la localización geográfica de la colmena—, no obstante los bioflavonoides más comúnmente hallados en los propóleos son:

Flavonas: crisina, apigenina, luteolina.

Flavonoles: rutina, morina, quercetina, myricetin, kaempferol, quercetina, galangina.

Flavononas: naringina, naringenina y hesperidina (flavonoides cítricos).

Isoflavonas: daidzeína y genisteína.

La mayoría de los estudios sobre los propóleos se centran en determinar su contenido en flavonoides y el uso médico y farmacológico potencial de estos. Destacan beneficios en (revisión, artículo):

  • Curación y cicatrización de heridas. El propóleo tiene actividad antiinflamatoria, analgésica y cicatrizante por acción de ciertos fenoles, como el ácido fenil-etil cafeico o la kaempferida.

Una pomada o ungüento a base de propóleo contribuye a regenerar la piel en caso de irritaciones, quemaduras, eczema, psoriasis, dermatitis, acné, forúnculos, hongos, hemorroides, fistulas anales, prurito y grietas en manos y pies, entre otras afecciones o problemas cutáneos.

  • Eficaz frente a patógenos

Es decir, contra bacterias y hongos como Staphylococcus aureus o C. albicans debido a su contenido en agliconas flavónicas y compuestos fenólicos. También contra virus como el de la gripe (influenza) o el del herpes (herpesvirus) por la presencia de fenoles —esteres cafeico y felúrico—. El própolis en espray es muy útil en úlceras y llagas bucales causadas por bacterias y virus.

Mediante estos experimentos in vitro se estudió el efecto de cinco flavonoides del propóleo sobre algunas cepas de virus, entre ellas herpesvirus. La crisina, el kaempferol y la quercetina redujeron la infectividad y/o la replicación intracelular de las cepas.

  • Cuidado dental

El própolis es asimismo, gracias a estos componentes bioactivos, anticaries y remineralizante del esmalte dentario. El uso diario de un dentífrico de própolis ayuda a regenerar y fortificar las encías.

En el presente estudio en ratas de laboratorio se evaluó la respuesta de la pulpa dental al recubrirla con propóleo. Los resultados sugieren que dicho recubrimiento directo con flavonoides de propóleos «puede retrasar la inflamación de la pulpa dental y estimular la dentina reparadora».

Otros beneficios debidos a la presencia de flavonoides…

  • Inmunoestimulante. El propóleo, por vía oral,estimula la inmunidad actuando como preventivo contra infecciones y enfermedad.
  • Antitóxico. Inhibe la acción de la quimiotoxicidad gracias a la galangina.

Los productos naturales y artesanos Propol-mel están elaborados con própolis ecológico de calidad. Própolis que contiene flavonoides como compuestos bioactivos responsables de sus principios activos, propiedades y beneficios para la salud.

5/5 (1 Review)

¿Te ha gustado este artículo?

Suscríbete a nuestro blog y recibe puntualmente nuestros artículos en tu email

Deja un comentario

CERRAR
×

Carrito

WhatsApp ¿Dudas? Manda un WhatsApp a Albert, responde en cuanto puede