2 Formas naturales de hidratar la cara tras el verano + nuestra favorita

2 Formas naturales de hidratar la cara tras el verano + nuestra favorita

Las vacaciones de verano han acabado. Regresamos relajados, con las pilas cargadas para afrontar el «nuevo curso». Nuestra piel, en cambio, seguramente sufra de estrés por los estragos de la exposición al sol, el cloro o los aires acondicionados que la resecan hasta el extremo.

Precisa una cura intensiva. Una cura consistente en (1) regenerar el tejido dañado e (2) hidratar y nutrir en profundidad para devolverle su luminosidad. En este post hallarás tres formas naturales de hidratar el rostro que funcionan, y te contamos el porqué.

Los inconvenientes de «lo artificial»

Para que una crema facial funcione debe absorberse, es decir, debe penetrar hasta las capas más profundas de la piel. Solo así promoverá beneficios reales y cambios en cuanto a mejora del aspecto. Hablamos de regeneración, nutrición o reducción de arrugas, líneas de expresión, manchas y otros signos de envejecimiento.

Muchas cremas —y otros cosméticos no naturales— se limitan a la capa externa. Al aplicarlas proporcionan una falsa sensación de hidratación que dura poco, hasta que el producto se cae. No sin antes dañar la capa lipídica o capa grasa natural, esa que se encarga de proteger nuestra dermis del exterior. Lo que, con el tiempo, puede traducirse en problemas de sensibilidad, alergias y afecciones tópicas como dermatitis o acné.

En definitiva, los productos de cosmética que incluyen sustancias agresivas, de síntesis química y/o derivadas del petróleo:

  • Actúan únicamente a nivel de la capa externa.
  • Generan una falsa y momentánea sensación de hidratación.
  • Causan problemas dermatológicos a medio y largo plazo.
  • Posible toxicidad por acumulación o por interacción entre ingredientes.

Fórmulas de hidratación naturales: ¿funcionan de verdad?

A menudo recurrimos a productos novedosos, exóticos y caros, para cuidar y mejorar nuestra apariencia cuando la solución está en fórmulas mucho más sencillas. Numerosos estudios y ensayos clínicos han demostrado que extractos naturales como el própolis o la rosa mosqueta tienen importantes principios activos y propiedades para la piel (revisión, estudio, estudio, estudio) (ensayo clínico, revisión, estudio, revisión).

Los aceites vegetales y los aceites esenciales puros de origen natural actúan en profundidad, promoviendo beneficios desde el interior. Lo veíamos en un artículo anterior: aceites como el de oliva virgen favorecen el crecimiento celular, y con ello la regeneración de los tejidos dérmicos dañados, gracias a su contenido en ácidos grasos como el ácido oleico.

Otros como el de jojoba son especialmente interesantes, pues sus ceramidas (lípidos) se asemejan a la grasa de nuestras membranas celulares. Además, las formulaciones aceitosas resultan más efectivas para crear una película uniforme y duradera frente a la deshidratación, la radiación solar u otros agresores externos.

Los cosméticos a base de ingredientes naturales respetan la capa grasa protectora de la piel y se caracterizan por:

  • Actúan en profundidad.
  • Hidratación y nutrición reales.
  • Resultados duraderos.
  • Sin toxicidad ni problemas de sensibilidades, alergias o enfermedades cutáneas.

2+1 formas naturales de hidratar la cara

A continuación tienes dos formas naturales de hidratar la piel del rostro más nuestra favorita, la crema de própolis, aptas para todo tipo de pieles:

  • Aloe vera
ungüento de própolis

En el interior de sus hojas, el aloe vera (o sábila) alberga una pulpa que, a modo de gel, es muy beneficiosa para limpiar, purificar, regenerar —quemaduras y heridas— e hidratar el cutis.

Puedes aplicar el gel de aloe directamente sobre la zona a tratar, o elaborar una mascarilla facial mezclando el contenido de una hoja, bien con el zumo de un limón, bien con un par de cucharadas de miel. Aplícala sobre la piel de la cara, el cuello y el escote. Deja actuar entre 15 y 20 minutos, después retira con abundante agua tibia o fría.

  • Pepino

Resulta especialmente aconsejable para pieles grasas. Hidrata y aporta a la dermis agua, vitaminas y aceites naturales que la ayudan a reponerse del daño sufrido por el sol u otros factores durante el verano.

Una mascarilla de pepino otorgará a tu rostro frescor y vitalidad. Dos combinaciones posibles son: ½ pepino pelado, una cucharada de miel y una cucharada de aceite de oliva; ½ pepino más un yogur natural. Licuar, meter en la nevera durante aprox. 30 minutos para que esté bien fresquita. Proceder del mismo modo que en el caso anterior.

  • Própolis

La crema facial natural de própolis regenera, hidrata, nutre y reafirma la piel. Aplícala día y noche en cara, contorno de ojos, cuello y escote. Además de propóleo, contiene manteca de karité y aceites de oliva, rosa mosqueta, jojoba o aguacate. ¿Un plus? Es un excelente aftersun; te lo contábamos aquí.

Si tienes la piel extremadamente seca y castigada, puedes usar como base una pequeña cantidad de ungüento de própolis y acabar con la crema regeneradora facial. Aplicar mediante un suave masaje para que pomada y crema penetren bien en la dermis.

Quizá te interese también:

Cómo hidratar la piel seca con propóleo

En Propol-mel encontrarás productos de higiene y de cosmética 100 % naturales para regenerar e hidratar la piel, tanto de la cara como del resto del cuerpo, tras las vacaciones. Los encontrarás todos en nuestra sección de Cosmética natural.

¿Tu primer pedido? Envío gratuito utilizando el cupón «PRUEBA».

5/5 (2 Reviews)

¿Te ha gustado este artículo?

Suscríbete a nuestro blog y recibe puntualmente nuestros artículos en tu email

Deja un comentario

CERRAR
×

Carrito

WhatsApp ¿Dudas? Manda un WhatsApp a Albert, responde en cuanto puede