Manteca de Karité: Qué es y cuáles son sus propiedades y beneficios

Manteca de Karité: Qué es y cuáles son sus propiedades y beneficios

Con el fin de que conozcáis mejor nuestros productos y cómo actúan, en el blog de Propol-mel venimos publicando una serie de artículos donde os hablamos en profundidad de sus ingredientes. Los ingredientes naturales y ecológicos que empleamos en su fabricación.

En esta ocasión queremos hablaros del karité. El karité es un árbol de origen africano que puede alcanzar más de 10 metros de altura, de cuyos frutos se obtiene la popular manteca de karité. Una sustancia vegetal que recubre la piel a modo de película o filtro protector, evitando que se deshidrate y deteriore como consecuencia del sol u otros agresores externos.

El karité y su preciada manteca

Karité significa «árbol de mantequilla». Un árbol (Vitellaria paradoxa) originario de África Occidental, donde a sus frutos se les llama nueces. De estas nueces se obtiene, tras ebullición y triturado de su almendra central, una sustancia grasa vegetal: la manteca de karité.

Esta manteca se compone de ácidos grasos —saturados, monoinsaturados y poliinsaturados— en distintas proporciones:

  • ácido oleico (60-70 %);
  • ácido esteárico (15-25 %);
  • ácido linolénico (5-15 %);
  • ácido palmítico (2-6 %), y
  • ácido linoleico (menos de 1 %).

También incluye otros compuestos bioactivos como tocoferoles alfa, beta y gamma (α, β y γ), formas naturales de vitamina E con actividad antioxidante (fuente).

Propiedades de la manteca de karité

Esta grasa natural es comestible, y se emplea tradicionalmente en la cocina local o como sustituto de la manteca de cacao en la industria chocolatera. Pero, sobre todo, la manteca de karité es conocida por sus propiedades hidratantes —restaura el agua de la piel—, siendo ingrediente de numerosas preparaciones cosméticas (fuente Goreja, W. G. (2004). Shea butter: the nourishing properties of Africa’s best-kept natural beauty secret*. TNC International Inc.).

Existe «evidencia suficiente para corroborar las afirmaciones sobre los beneficios para la salud del uso tópico de la manteca de karité», se concluye en el presente estudio. Y es que además de su acción hidratante, esta «mantequilla» tiene demostradas propiedades (fuente, fuente):

  • Humectantes (humedece; retiene o absorbe el agua)
  • Emolientes (ablanda durezas y relaja inflamaciones, suavizando la piel)
  • Propiedades de protección solar
  • Antioxidantes
  • Antienvejecimiento
  • Antiinflamatorias
  • Cicatrizantes

*Título traducido: Manteca de karité: las propiedades nutritivas del secreto de belleza natural mejor guardado de África.

Crema regeneradora manos y pies propolis

¿Qué beneficios aporta el karité?

Los principales beneficios de la manteca de karité son:

  • Película protectora

Con su consistencia grasa, recubre la piel con una fina e invisible película que impide la pérdida de agua y de lípidos o aceites naturales. La loción corporal con karité combate o previene así la deshidratación y la sequedad cutáneas; tras la ducha, extiéndela sobre la piel aún húmeda.

Más info sobre cómo combatir la xerosis o sequedad cutánea en este otro post.

  • Filtro solar

Al recubrir la piel, la protegerá asimismo de agresiones externas como el frío y el viento, los cambios bruscos de temperatura o el sol.

La manteca de karité actúa como un filtro solar natural*, previniendo las quemaduras y eritemas solares. Los eritemas son manchas rojas condicionadas por la inflamación efecto de la radiación ultravioleta, o UV.

  • Agente antiedad

El karité trata y previene el envejecimiento cutáneo, al hidratar, humectar y nutrir la piel en profundidad al mismo tiempo que estimula el metabolismo de las células.

De este modo ayuda a conservar o recuperar la flexibilidad y elasticidad cutáneas, evitando la aparición de arrugas y líneas de expresión. Aplica la crema facial día y noche, con própolis y manteca de karité, en cara, contorno de ojos, cuello y escote; en poco tiempo apreciarás una reducción, no solo de las arrugas, también de las manchas por acción de la rosa mosqueta.

  • Agente curativo

Este informe fue el primero en tratar el uso de la manteca de karité como emoliente para el eccema o dermatitis atópica (DA; enfermedad inflamatoria crónica). Posteriormente formulaciones como esta, compuesta en un 40 a 60 % por esta sustancia, han demostrado ser útiles para aliviar trastornos que incluyen dermis áspera y escamosa, grietas, picazón, úlceras, psoriasis y eccemas.

En este ensayo clínico se investigó la aceptabilidad, eficacia y efectos en la piel de una crema —en combinación con un limpiador— que contiene un complejo lipídico con extracto de manteca de karité para la DA infantil. Los «pacientes que aceptaron la crema tuvieron menos prurito y mejoraron la calidad de vida».

*El factor de protección solar (FPS) del karité no se puede cuantificar, por lo que no se recomienda el uso de nuestros productos específicamente para tomar el sol.

El karité es, pues, un protector natural y un excelente agente cicatrizante. La crema de manos y pies con karité resulta muy útil para regenerar también codos, rodillas o talones secos y agrietados; el protector labial, para prevenir labios resecos y cuarteados.

Todos estos productos de cosmética Propol-mel, cremas, loción y stick labial, tienen un alto contenido en manteca de karité. Los encontrarás en nuestra Tienda online.

¡Prueba nuestros Packs Ahorro!

5/5 (1 Review)

¿Te ha gustado este artículo?

Suscríbete a nuestro blog y recibe puntualmente nuestros artículos en tu email

Deja un comentario

CERRAR
×

Carrito

WhatsApp ¿Dudas? Manda un WhatsApp a Albert, responde en cuanto puede